09/12/2023

Una Barriga Cervecera. Más allá de lo estético.

La llamada Barriga Cervecera es muy frecuente después de los 40. Hay quienes afirman que a esta edad nada la cambia. Otros la exhiben con orgullo, siendo un símbolo de buena vida y placer. ¿Será esto cierto? Descúbrelo en el siguiente artículo.

Según la OMS en el 2020 existían 2600 millones de personas sobrepeso u obesas, lo que representaba el 38% de la población mundial, se prevé que llegue a un 50% para el 2035.

Esto nos pone en alerta y nos obliga a pensar en todas las enfermedades que a punto de partida de la obesidad también se incrementarán y como esto se acompañará de una elevación en gastos de salud y lo principal, en vidas humanas.

¿Simple reserva de energía?

El tejido adiposo (tejido que almacena las grasas) no es un simple almacén de energía. Este se comporta como un órgano endocrino muy activo produciendo péptidos u hormonas (leptina, adiponectinas), proteínas inflamatorias o citoquinas (factor de necrosis tumoral alfa, interleuquina 1 y 6) y ácidos grasos.

Obesidad periférica y obesidad central.

Dentro de los diferentes tipos de obesidad encontramos la obesidad periférica, donde la grasa que predomina es la grasa blanca, que se ubica de forma regular y homogénea por debajo del tejido celular subcutáneo. Su función fundamental es la de servir de reserva energética. No supone riesgo elevado desde el punto de vista cardiovascular.

La más peligrosa de todas y por tanto la que nos ocupa en este artículo es la obesidad central o visceral por el alto riesgo que entraña para la salud.

¿Dónde se ubica la grasa visceral?

Este tipo de grasa se dispone predominantemente en la región abdominal alrededor de los intestinos (epiplón y mesenterio), del hígado, páncreas, riñones y vena cava. Representa el 20% de la grasa en el hombre y el 6% en la mujer. Desde el punto de vista étnico predomina en la raza blanca en relación con la afroamericana.

Es bueno hacer una salvedad. La barriga que caracteriza a la grasa visceral es una barriga “dura” y empinada (constituida por grasa parda), llamada también de forma graciosa “Barriga Cervecera” y predomina en el sexo masculino.

Hay personas obesas con la barriga grande, generalmente en el sexo femenino, que son de consistencia blanda. En ellos predomina la grasa en el tejido celular subcutáneo (grasa blanca) y generalmente pendula moviéndose fácilmente. Esta no es grasa visceral.

¿Cuál es su función?

La función principal de esta grasa es la termogénica, es decir, producir calor cuando sintamos frio. Su color pardo le es conferido por la gran cantidad de mitocondrias que presenta.

¿Es peligrosa la grasa visceral?

Este tipo de grasa es muy activa encontrándose en continuo recambio. Constantemente está vertiendo ácidos grasos a la sangre por lo que propicia la elevación de los triglicéridos y la resistencia a la insulina que conllevan a la aparición de enfermedades como la Diabetes Mellitus tipo 2, la HTA, la Cardiopatía Isquémica y la Enfermedad cerebrovascular.

Por otra parte, los macrófagos (células que forman parte del sistema inmunológico) que se encuentran en el tejido adiposo comienzan a segregar las citoquinas creando un estado inflamatorio a nivel de este propiciando estados aterotrombóticos.

Los ácidos grasos liberados al torrente sanguíneo a su paso por el hígado se acumulan produciendo lo que comúnmente se conoce como hígado graso o esteatosis hepática.

A nivel del colon se comporta como un factor de riesgo importante para el cáncer.

¿Cómo saber si tenemos un exceso de grasa visceral?

Según la circunferencia abdominal.

La cantidad de grasa visceral es muy fácil de determinar con una simple cinta métrica. Nos mediremos el abdomen a nivel del ombligo.

Barriga 2

Según el Índice Cintura/Cadera.

La Sociedad Española de Cardiología recomienda el Índice Cintura/Cadera como la forma más efectiva y se obtiene dividiendo el diámetro de la cintura entre el diámetro de la cadera, el cual debe ser menor de 0.8 cm para las mujeres y de 0.95 para los hombres.

Indice cintura cadera

Según estudios realizados y publicados en la revista Heart el 75% de los infartos los causa el sobrepeso sobre todo si se presenta un índice cintura/cadera elevados.

Según la Resonancia Magnética.

La cantidad de grasa visceral también se puede calcular mediante Resonancia Magnética o Básculas Inteligentes dándose una puntuación entre 1 y 60. Donde de 1 a 12 se encuentra en cantidad adecuada y por tanto de bajo riesgo. Por encima de 12 hasta 60 se considera excesiva y por tanto muy peligrosa para la salud.

Barriga
Saludable 2

¿Por qué se produce la grasa visceral?

Si bien la obesidad o el exceso de grasa genérico pueden deberse a múltiples factores, cuando hablamos de grasa visceral generalmente se deben a un factor concreto que es “nuestros hábitos de vida”. El sedentarismo, la falta de ejercicio sumado a la ingesta calórica elevada con pocos nutrientes, como son la ingesta en exceso de alcohol, bollería, fritos, carnes procesadas etc, son principales causantes.

¿Cuándo se incrementa la grasa visceral?

Puede deberse a múltiples factores genéticos, hormonales (más frecuente en hombres. En la mujer suele incrementarse a partir de la menopausia) y estilos de vida poco saludables.

¿Cómo disminuirla o evitar que se incremente?

  • Aliméntate de forma saludable. Evita el uso de carbohidratos refinados, estos solo aportan calorías vacías y producen hiperinsulinismo secundario con mayor sobrecarga de trabajo para el páncreas.

Ingiere carbohidratos complejos en la proporción adecuada, entre un 55%-60% del total de la dieta y siempre que sea posible utiliza los integrales.

Evita comer frecuentemente entre las comidas principales.

Incrementa el uso de vegetales y granos enteros para aprovechar las ventajas de la fibra vegetal. Evita los batidos y jugos de frutas, es mejor masticarlas.

Disminuye el consumo de grasas, sobre todo las grasas saturadas de origen animal ya que son las más propensas a formar placas de ateromas y a la enfermedad cardiovascular. Estas deben de representar el 30-35% de las calorías totales diarias. Es decir, de 2-3 cucharadas de aceite vegetal al día que va en la elaboración de las comidas.

Por lo que debes evitar los alimentos fritos, las salsas grasosas, vísceras o alimentos pre elaborados.

Cuando comes de forma inadecuada y en exceso, primero se incrementa la grasa visceral y luego la grasa blanca.

  • Aumenta la actividad física. El ejercicio aeróbico es el mejor, y dentro de este, caminar a paso rápido. Recuerda que mientras más aeróbico es el ejercicio más énfasis pondrán los músculos en el uso de los ácidos grasos como combustible principal.

Buenas noticias: los ácidos grasos provenientes de la grasa visceral se comienzan a utilizar primero durante el ejercicio aeróbico que la grasa blanca. Por tanto, la barriga es la primera en bajar.

  • Evita el alcohol. El alcohol evita la oxidación de los ácidos grasos a nivel del hígado por lo tanto incrementarán el hígado graso, los triglicéridos y la grasa visceral.
  • No fumes. Fumar eleva los triglicéridos, la resistencia a la insulina y la hipertensión arterial. Esto multiplica el riesgo para el corazón que ya representa la obesidad visceral.
  • Evita el estrés. Algo a veces complicado de cumplir, pero ayúdate con técnicas de relajación y meditación o con prácticas beneficiosas como el Taichí y el Yoga.
  • Duerme la cantidad de horas necesarias y con la calidad adecuada para ti. Un sueño deficiente altera el patrón hormonal normal incrementándose algunas como el cortisol. Este último con marcada actividad en el aumento de la grasa visceral.

Sitios consultados:

https://es.statista.com/estadisticas/624369/prevalencia-del-sobrepeso-y-la-obesidad-en-adultos-a-nivel-global/

https://www.medigraphic.com/pdfs/endoc/er-2002/er023d.pdf

Síguenos en Telegram

Califícanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro