27/05/2024

¿Qué son los triglicéridos?

La grasa es la forma más eficiente en que nuestro organismo almacena la energía. Esto ocurre mediante la formación de los triglicéridos, los cuales se forman por la unión de tres moléculas de ácidos grasos con una de glicerol.

Se producen en el hígado y tejido adiposo y se almacenan en este último. De esta forma se cumula mucha energía en un espacio relativamente pequeño.

Los triglicéridos además de ser una gran reserva de energía sirven también como aislante térmico.

Cuando se encuentran en exceso se acumulan alrededor de las vísceras, incrementando con ello la resistencia a la insulina y el riesgo cardiovascular.

Por otro lado, cuando los niveles se elevan demasiado se acelera el proceso de aterosclerosis (endurecimiento de los vasos sanguíneos con formación de placas de ateromas). Esto produce dificultad en la circulación sanguínea y aumento del riesgo cardiovascular.

¿Cómo saber que se encuentran altos?

Mediante un simple examen de sangre podemos chequear sus valores. El nivel de triglicéridos considerado normal se encuentra por debajo de los 150 mg (1.7 mmol/l).

Entre 150 y 500 mg (1.7-5.6 mmol/l) ya se considera que hay una moderada elevación de triglicéridos, mientras que, si los niveles se sitúan por encima de 500 mg (5.6 mmol/), los expertos concluyen que hay una elevación severa.

Si los niveles de triglicéridos se encuentran por encima de 1000 mg (11.3 mmol/l) se trata de una elevación extrema, además, a partir de los 500 mg/dl el riesgo de sufrir pancreatitis se incrementa exponencialmente a la par del incremento de estos.

¿De qué dependen esos niveles?

Principalmente de la ingesta, del metabolismo y del aporte del hígado.

Pero es bueno señalar que existen causas primarias y secundarias:

  • Causas Primarias. Tienen su base en alteraciones genéticas y podemos encontrar varios miembros en una misma familia con este padecimiento. Generalmente manejan niveles severos y extremos de las cifras de triglicéridos.
  • Causas secundarias. Resultado de la acción de factores de riesgo como obesidad, alcoholismo, tabaquismo y estrés. También secundario al uso de ciertos medicamentos y a enfermedades como: diabetes, enfermedad renal crónica, hepatitis y lupus entre otras.

¿Cómo controlarlos?

Para eso, es fundamental la dieta que sigamos. Consumir menos grasas, menos azúcares y evitar los alimentos pre elaborados es clave, ya que aumentan directamente los niveles de triglicéridos. Igualmente es muy importante reducir el consumo de alcohol. De hecho, incluso pequeñas cantidades de este pueden aumentar los niveles de triglicéridos de forma significativa.

Lo recomendación por los expertos es basar nuestra alimentación en la dieta mediterránea, incluyendo verduras, hortalizas, frutas, legumbres, pescados al menos dos veces por semana y carnes blancas.

 La alimentación saludable debe combinarse con la práctica de ejercicio físico de forma regular. La OMS recomienda a los adultos al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana o entre75 y 150 minutos semanales de actividad física intensa.

Si los niveles de triglicéridos se encuentran en el rango de la severidad (mayor de 500 mg/dl) es recomendable visitar a su médico, pues podría necesitar tratamiento farmacológico conjuntamente con los cambios en el estilo de vida.

Existen grupos farmacológicos como fibratos, estatinas, ácido nicotínico o ácido omega 3 que son de utilidad en la hipertrigliceridemia pero solo deben ser utilizados bajo perscripción médica.

Sitios consultados: https://kidshealth.org/es/teens/fatty-acids.html

Síguenos en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro