18/06/2024
hemoglobina glucosilada

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Uno de los principales objetivos en el tratamiento de la diabetes es mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de rangos saludables. Para evaluar el control glucémico a largo plazo, se utiliza un análisis llamado hemoglobina glucosilada (HbA1c). En este artículo, exploraremos qué es, cómo se mide y cómo puede ayudar esta prueba en el manejo de la diabetes.

Imagina que con un examen de sangre puedas conocer el promedio de tus glucemias de hasta tres meses atrás.

Sí, es posible mediante una prueba llamada hemoglobina glucosilada.

¿Qué es la hemoglobina glucosilada (A1c)?

La hemoglobina es una proteína que forma parte de los glóbulos rojos, su función principal es transportar el oxígeno desde los pulmones hasta el resto de los tejidos trayendo de vuelta el dióxido de carbono para ser eliminado. Está compuesta por tres fracciones: hemoglobina A, hemoglobina A2 y hemoglobina F.

La Hemoglobina A es la más abundante, representando el 97%, posee residuos de glucosa que son directamente proporcionales a los niveles de glucemia, es decir mientras mayor es el descontrol metabólico mayor porcentaje de glucosa se hallarán adherida a la hemoglobina A. Dado que el hematíe tiene un promedio de vida de 120 días, esta prueba nos da el control metabólico aproximado en este período.

La hemoglobina glucosilada es un indicador útil para evaluar el control glucémico a largo plazo en las personas con diabetes. A diferencia de las mediciones de glucosa en sangre regularmente, que solo proporcionan información puntual, la hemoglobina glucosilada brinda una visión más amplia del estado glucémico en general. Ayuda a identificar si los niveles de glucosa en sangre están dentro de los objetivos recomendados y si los ajustes en el tratamiento son necesarios.

Nuestro artículo: Enfermedad Renal Diabética. Importancia y prevención. Seguro te agradará.

Proceso de medición de la hemoglobina glucosilada.

La medición de la hemoglobina glucosilada se realiza a través de un análisis de sangre de rutina. No requiere de un ayuno previo y puede realizarse en cualquier momento del día. El resultado se expresa en forma de porcentaje o en equivalente a los valores de glucosa promedio en sangre durante los últimos tres meses. Los valores objetivo de la hemoglobina glucosilada varían según las recomendaciones médicas específicas, pero generalmente se sitúan por debajo del 7%.

hemoglobina glucosilada 2

Un valor de hemoglobina glucosilada (Hb A1c) elevado indica un control deficiente de los niveles de glucosa en sangre, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones asociadas a la diabetes. Por otro lado, un valor de Hb A1c bajo o dentro de los rangos objetivos, indica un buen control glucémico y un menor riesgo de complicaciones. Es importante tener en cuenta que cada persona puede tener diferentes objetivos de HbA1c, dependiendo de diversos factores como la edad, el tiempo de diagnóstico de la diabetes y la presencia de otras condiciones médicas.

¿Cómo interpretarla?

hemoglobina glucosilada 3

Se acepta como un control metabólico adecuado en el paciente diabético una hemoglobina glucosilada menor de 7%.

Entre sus ventajas tenemos:

1. No requiere que el paciente se encuentre en ayunas.

2. Los episodios agudos de hipoglucemias o hiperglucemias no afectan su resultado.

3. Nos permite conocer el control metabólico de al menos tres meses atrás.

4. Podemos diferenciar la hiperglucemia de estrés de la diabetes mellitus de debut.

¿En quiénes no debemos indicarla?

1. Pacientes con hemoglobinopatías.

2. Personas que han recibido recientemente transfusiones de sangre.

3. Anemias crónicas.

4. Pacientes esplenectomizados.

5. Déficit de vitamina B12 y ácido fólico.

6. Pacientes en hemodiálisis.

La Asociación de Diabetes de las Américas recomienda, al igual que otras asociaciones, que la hemoglobina glucosilada se realice al menos 2 veces al año en pacientes con un control glucémico estable, y trimestral en aquellos en los que ha sido necesario modificar tratamiento, o en los que no alcanzan las metas para el control glucémico.

Cuando se cambia el tratamiento dietético o farmacológico se recomienda esperar al menos 6 semanas para repetir la determinación de la hemoglobina glucosilada, asumiendo que el paciente tenga un conteo de hematíes dentro de los límites normales.

Conclusiones.

La hemoglobina glucosilada no solo proporciona información sobre el control glucémico pasado, también es una herramienta útil para evaluar la efectividad de los cambios en el estilo de vida y en la medicación. Los resultados de la Hb A1c pueden ayudar a los médicos y pacientes a tomar decisiones relacionadas con el tratamiento de la diabetes y a realizar ajustes necesarios para mejorar el control glucémico.

La hemoglobina glucosilada, como medida del control glucémico a largo plazo, desempeña un papel fundamental en el manejo de la diabetes. Proporciona información más amplia y significativa que las mediciones regulares de glucosa en sangre.

Ahora ya sabes qué es y cómo usar la Hb A1c para hacer más efectivo tu control. Aprovéchala.

Síguenos en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro