16/04/2024
Conteo de carbohidratos

Hoy quiero hablarte sobre un tema muy importante para las personas que viven con diabetes: el conteo de carbohidratos. Sé que puede sonar un poco intimidante al principio, pero déjame decirte que una vez que lo entiendes, se convierte en una herramienta muy útil que te permite tomar decisiones informadas sobre tu alimentación.

La técnica del conteo de carbohidratos surge en 1920 como forma educativa para lograr control metabólico. En esos años no existía el avance tecnológico con el que contamos hoy en día. Por lo que la terapia insulínica era muy rígida para tratar de acercar a los pacientes a sus metas de control. Es por esto que surge como forma de flexibilizar la alimentación de acuerdo a los gustos individuales sin excederse en la cantidad de este grupo de alimentos.

El método de conteo de carbohidratos tiene alta eficacia y utilidad para el control de la diabetes mellitus, incluso para otros cuya finalidad es bajar de peso.

Sus ventajas son muchas, que van desde el control de la glucemia, mayor adherencia terapéutica, disminución de los eventos hipoglucémicos y de las complicaciones, elevando la calidad de vida sobre todo en los pacientes con diabetes tipo 1.

Los carbohidratos son unos de los principales nutrientes que se encuentran en los alimentos que consumimos a diario, como pan, arroz, frutas, verduras, dulces y muchos otros. Los carbohidratos se convierten en glucosa en nuestro organismo, lo que afecta directamente sus niveles en sangre. Son alimentos muy nutritivos y te aportan energía.

Si disminuyes el consumo de carbohidratos influirás positivamente en el control de tu glucemia. Pero cuidado, no se trata de que evites su consumo sino de que no te pases en la cantidad que ingieres.

  • Carbohidratos simples: Son moléculas simples que se absorbe rápidamente produciendo picos y caídas bruscas de la glucemia. Ejemplos de ellos son:
  • Glucosa: proveniente de la digestión de los carbohidratos complejos.
  • Fructosa o azúcar de las frutas.
  • Lactosa o azúcar contenida en la leche.

Dados los incrementos bruscos de los niveles de glucemia que producen solo es aconsejable ingerirlos en casos de hipoglucemias.

  • Carbohidratos complejos: Son cadenas largas de moléculas más complejas, lo que hace que su digestión y absorción sean más lentas. Estos carbohidratos aportan energía de forma más lenta y sostenida sin producir picos rápidos en los niveles de glucemia. Algunos ejemplos de carbohidratos complejos son:
  • Almidón: Es el principal carbohidrato complejo presente en alimentos como el pan integral, arroz integral, avena, patatas y maíz.
  • Fibra dietética: Aunque la fibra no es digerida por nuestro cuerpo, se considera un carbohidrato complejo y está presente en alimentos como las verduras, frutas, legumbres, nueces y semillas.

La cantidad de carbohidratos que debes comer depende de factores como la edad que tienes, la actividad física que realizas, tu estado nutricional y los medicamentos que tomas. De forma general la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda mantener la ingestión de carbohidratos en un rango entre 45 y 60% del total de los alimentos que consumes.

Para una persona con peso y actividad física promedio la cantidad de carbohidratos recomendada es de aproximadamente 135-200 gramos. Las embarazadas necesitan al menos 175 gramos al día. Aunque como dijimos anteriormente esto está sujeto a las particularidades individuales de cada uno.

El conteo de carbohidratos consiste en saber cuántos gramos de carbohidratos estás consumiendo en cada comida. Esto te permite ajustar adecuadamente la cantidad de insulina o medicamentos que necesitas para mantener tus niveles de glucosa en un rango saludable.

Aunque en un principio se ideó para los diabéticos tipo 1, también pueden hacer uso de esta técnica los diabéticos tipo 2 y las personas con sobrepeso u obesidad que deseen disminuir su peso.

La idea es hacer uso de la terapia nutricional para lograr control metabólico. Teniendo en cuenta que los carbohidratos son los que inciden de forma directa en la elevación de la glucemia postprandial se deben controlar la cantidad a ingerir en cada comida a lo largo del día.

¡No te preocupes! Aquí te dejo algunos pasos sencillos para empezar:

1. Lee las etiquetas: Al comprar alimentos procesados, revisa las etiquetas para conocer la cantidad de carbohidratos por porción. Recuerda que la información nutricional se basa en una porción específica, así que asegúrate de ajustarla si consumes más o menos.

  • Utiliza porciones: Es recomendable utilizar porciones, desde el punto de vista práctico se utilizan porciones de 15 gramos, es decir, en este caso 1 porción=15 gramos de carbohidratos.

Las porciones de carbohidratos que vienen en los empaques de alimentos no siempre corresponden a 15 gramos por lo que debes establecer la proporción, es decir, en el empaque puede aparecer que una porción de su producto equivale a 30 gramos. Si lo consumes completo al sumar carbohidratos estos serían el equivalente a 2 porciones de 15 gramos.

Casi siempre en las etiquetas se desglosan por separados el azúcar y la fibra. Debes utilizar el número total de los carbohidratos al contarlos.

Los alimentos etiquetados como “sin azúcar” no quieren decir que estén libres de carbohidratos. Un ejemplo puede ser la mermelada “libre” de azúcar la cual va a mantener los carbohidratos presentes en las frutas que la componen.

2. Aprende a medir: Utiliza tazas medidoras para obtener una idea precisa de las cantidades de alimentos que consumes. Esto te ayudará a calcular los gramos de carbohidratos de manera más precisa. Se realiza después de elaborado el alimento.

Un ejemplo de ello es el arroz cocido, el cual representa 15 gramos por 1/3 de taza (taza de 30ml). Entonces si consumes una taza de arroz, esta representa 45 gramos de carbohidratos. Así de fácil.

3. Utiliza herramientas: Existen tablas de conteo de carbohidratos que puedes encontrar en libros, aplicaciones móviles o sitios web confiables. Estas tablas te brindan información sobre la cantidad de carbohidratos en diversos alimentos y te ayudan a realizar un seguimiento más fácil.

Mientras más veces realices el conteo de carbohidratos más fácil recordarás su contenido en los alimentos que utilizas.

Aquí te muestro un ejemplo de estas tablas:

4. Registra tus comidas: Llevar un registro de tus comidas y los gramos de carbohidratos que consumes puede ser muy útil. Puedes utilizar una aplicación móvil o un diario para anotar esta información. Esto te permitirá tener un mejor control y entender cómo los alimentos afectan tus niveles de glucosa.

  • Si eres una persona en sobrepeso u obesa debes de mantener la ingesta de carbohidratos sobre el 45% (alrededor de 135 gramos de todos los alimentos que consumes en el día).
  • Si eres una persona con diabetes tipo 2 debes mantener una ingesta diaria de carbohidratos entre 45-60% o lo que es igual, entre 135-200 gramos de carbohidratos diarios.
  • Si padeces de diabetes tipo 1 te voy a enseñar además qué cantidad de insulina necesitas para mantener un adecuado control metabólico.

Como te dije anteriormente la cantidad de carbohidratos que debes ingerir va a estar dado por:

  • Tus metas nutricionales: en función de tu edad, peso, actividad física entre otros (esto se realiza con tu endocrinólogo o nutricionista).
  • Tus niveles de glucemia.

Esto lo realizas fácilmente chequeando tus glucemias antes de las tres comidas principales y 2 horas después de estas.

Según la Asociación Americana de Diabetes las cifras de glucemias pre prandiales se deben encontrar entre 80-130 mg/dl (4.4-7.2mmol/l) y deben ser menores de 180 mg/dl (10 mmol/l) a las 2 horas.

Para saber qué cantidad de insulina debes ponerte tienes que determinar primero qué tan sensible eres a la insulina (Relación Carbohidratos : Insulina).

Si luego de chequear las glucemias consideramos que estas se encuentran dentro de las metas de control procedemos a dividir la cantidad de carbohidratos ingeridos por las unidades de insulina utilizadas.

Ejemplo: si en el almuerzo ingeriste 66 gramos de carbohidratos, te inyectaste 6 unidades de insulina y a las 2 horas la glucemia se encontraba en los niveles deseados, calculamos: 66/6=11. La relación sería: 11/1. Esto significa que tu cuerpo metaboliza 11 gramos de carbohidratos por cada 1 unidad de insulina.

Plan A: Te realizas la glucemia previa a tu comida y si estás controlado te vas a inyectar 1 unidad de insulina cada 11 gramos de carbohidratos que vas a ingerir.

Fácil ¿verdad?

Pero ¿qué pasa si la glucemia previa a la comida se encuentra alta?

Entonces debemos corregirla utilizando el factor de corrección. Este no es más que la cantidad de glucemia que disminuye con 1 unidad de insulina.

Para esto vas a utilizar un número pre concebido que es 1800 y lo vas a dividir por el total de insulina que utilizabas diariamente para mantenerte en control. Ejemplo: si utilizabas 36 unidades de insulina al día, divides 188:36=50.

Cada 1 unidad de insulina te disminuye 50mg/dl (2.7 mmol/l)

Es necesario aclarar que tanto la relación de carbohidratos : insulina como el factor de corrección varían en cada persona ya que ambos dependen de la sensibilidad a la insulina de cada individuo.

Plan B: Seguimos el siguiente ejemplo.

  • Nivel de glucemia deseado: 110 mg/dl (6.1 mmol/l).
  • Cantidad de carbohidratos a ingerir: 60 gramos.
  • Glucemia pre-prandial:237 mg/dl (13.1 mmol/l).
  • Factor de corrección: 50 mg/dl (2.7 mmol/l)
  1. Según el Índice de carbohidratos : Insulina (11:1). Debes dividir 60:11=5.4=5

               5 unidades de insulina son necesarias para metabolizar 60 gramos de carbohidratos.

Pero como la Glucemia Pre-prandial se encuentra elevada (237mg/dl ó 13.1 mmol/l) vamos al siguiente paso.

  • Glucemia pre-prandial: 237 mg/dl – glucemia objetivo: 110 mg/dl = glucemia en exceso: 127 mg/dl.
  • Aplicando el factor de corrección: 127:50 = 2.5 unidades para normalizar la glucemia pre-prandial.
  • Sumando unidades: 5 unidades + 2.5 unidades = 7.5 unidades = 7 unidades de insulina de acción rápida antes de comer.

¡No te desanimes si al principio sientes que es un desafío! Con práctica y paciencia, el conteo de carbohidratos se convertirá en una habilidad que te ayudará a llevar una vida saludable y a mantener tus niveles de glucosa bajo control.

Estoy seguro de que podrás dominar el conteo de carbohidratos y llevar una vida plena y activa a pesar de la diabetes.

Recuerda que esta información es de carácter general y no sustituye el consejo médico profesional. Siempre consulta con tu equipo médico para obtener orientación personalizada.

1. Reyes García R, Moreno Pérez O, Tejera Pérez C, Fernández García D, Bellido Castañeda V, López de la Torre Casares M; et al.; en representación del Grupo de trabajo de Diabetes. Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Endocrinología Diabetes Nutrición 2019;66(7):443-58. Disponible en: http://doi.org/10.1016/j.endinu.2018.10.010. Fecha de última visita: 18 de Mayo del 2020. 2.

Síguenos en Telegram

1 comentario en «Conteo de carbohidratos: La clave para controlar tu diabetes.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro