27/05/2024
Roncar hace daño

Dormir más que un placer es una necesidad, durante el sueño ocurren una serie de cambios fisiológicos en nuestro organismo que lo preparan para enfrentar un nuevo día. Pero qué sucede si a nuestro lado duerme un roncador o una roncadora empedernida. Enseguida nos viene una pregunta a la mente: ¿roncar hace daño?

Según datos estadísticos roncar afecta más a los  hombres que a las mujeres, especialmente entre los 50 y 60 años, con aproximadamente 55% de casos masculinos, y el 40% entre los 30 y 40 años. Alrededor de 10-12% ocurre en los niños.

Roncar de forma ocasional o leve puede ser normal, incluso se dice que todos podemos hacerlo en algún momento del sueño, pero cuando se tornan intensos o interfieren en la calidad del sueño y en la vida cotidiana deberíamos preocuparnos.

¿Por qué roncamos?

Cuando dormimos, los músculos de la garganta se relajan, la lengua cae hacia atrás y, por consecuencia, la garganta se estrecha. Al respirar, las paredes de la garganta vibran dando lugar a ese molesto sonido.

Existen muchas causas para roncar: tener unas vías respiratorias estrechas, adenoiditis, amigdalitis o  desviación del tabique nasal entre otras muchas.

En ocasiones, roncamos debido a un trastorno llamado Apnea Obstructiva del Sueño (AOS). En ella aparece un ronquido fuerte que alterna con momentos de silencio cuando la respiración se detiene o casi se detiene. Con el paso del tiempo, la respiración disminuida o pausada se convierten en potentes estímulos que nos despiertan mediante resoplidos o jadeos.

¿Roncar hace daño?

Este patrón del sueño se repite muchas veces durante la noche ocurriendo como promedio 5 veces en una hora, por lo que el sueño ocurrirá de una forma superficial; lo cual trae implicaciones serias desde el punto de vista cardiovascular ya que durante el periodo de apnea en que la respiración se detiene, trae consigo un aumento en los niveles de dióxido de carbono con una disminución de la concentración de oxígeno estimulando al centro respiratorio mediante una sensación de ahogo. Este estrés libera catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que incrementan la frecuencia cardíaca, el tono vascular y la presión arterial. Mientras más grave sea la apnea obstructiva del sueño, mayor será el riesgo de enfermedad arterial coronaria, ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares.

Como la calidad del sueño nocturno se ve muy afectada en quienes padecen Apnea Obstructiva del Sueño, durante el día es común que estos se encuentren somnolientos, fatigados e incluso irritables. Pueden tener dificultad para concentrarse , quedarse dormidos en el trabajo, mientras ven la televisión o mientras conducen. Esto puede hacer que corran un mayor riesgo de sufrir accidentes laborales.

Investigadores han encontrado cierta relación entre la Apnea Obstructiva del sueño y algunas enfermedades oculares como el glaucoma. Por lo general, estas complicaciones se pueden tratar.

Roncar no es sinónimo de tener Apnea Obstructiva del Sueño, pero si al hacerlo están presente algunos de los siguientes síntomas sería oportuno evaluar el caso con algún profesional de la salud:

  • Somnolencia excesiva.
  • Poca concentración.
  • Hipertensión Arterial.
  • Cambios de humor.
  • Dolor de cabeza en la mañana.
  • Sensación de ahogo y jadeo en la noche.
  • Si ocurre en los niños pudiera aparecer  trastornos de conducta o del aprendizaje.

¿Cómo podemos disminuir la Apnea Obstructiva del Sueño?

  1. Evita la obesidad: suele ser la principal causante de los ronquidos. La grasa puede acumularse en la faringe, lo que provoca que  el aire tenga menos espacio para circular.
  2. No tomes alcohol, drogas o medicamentos como sedantes o antihistamínicos en la noche. Esto relaja los músculos de la garganta y aumenta el riesgo de roncar.
  3. Duerme de lado, no boca arriba.
  4. Eleva un poco la cabecera de la cama.
  5. Realiza deporte.
  6. Mejora la respiración nasal.
  7. No fumes, esto congestiona la faringe y la nariz facilitando que ronques.
  8. Evita las cenas copiosas y por lo menos 2 horas antes de dormir.

Dispositivos para evitar el ronquido.

Es un dispositivo disponible  que consiste en una férula oral, conocida como dispositivo de avance mandibular o DAM. Mediante el uso de este aparato, la mandíbula, la lengua y el paladar blando se adelantan, de manera que no se producen vibraciones en las vías respiratorias y por tanto desaparece el ronquido

¿Roncar hace daño?

Presión positiva en las vías respiratorias. En este tratamiento, una máquina suministra presión de aire a través de una pieza que ajusta a la nariz o que se coloca sobre la nariz y la boca mientras duermes.

La presión positiva en las vías respiratorias reduce el número de eventos respiratorios que ocurren mientras duermes, reduce la somnolencia diurna y mejora tu calidad de vida.

Aunque la presión positiva continua sobre las vías respiratorias es el método con más éxito y más utilizado para tratar la AOS, en ocasiones la mascarilla resulta incómoda o ruidosa. Sin embargo, las máquinas más nuevas son más pequeñas y menos ruidosas que las más viejas, y hay una variedad de diseños de mascarillas para elegir.

¿Roncar hace daño?

Debemos tener en cuenta que el origen del ronquido puede residir en la anatomía de la persona, por lo tanto, en esta situación es recomendable acudir a un especialista de Otorrinolaringología Cirugía Maxilofacial, quien nos indicará las medidas a adoptar, que pueden ser diferentes a las generales.

Lee nuestro próximo artículo: Edward Mordrake, el hombre con dos caras. Seguro te gustará.

Síguenos en Telegram

4 comentarios en «¿Roncar hace daño?»

  1. Excelente demostración escrita, estoy en investigación médica, con Otorrino y Médico General, les comentaré sobre esta exposición de vosotros. Felicitaciones! Gracias 🫂🙏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro