16/04/2024

Irina Cornici, una joven rumana de 23 años de edad decidió hacerse monja. Llegó al Monasterio de Tanacu, ubicado en la región de Vaslui, una de las áreas más pobres de Rumania, abrazando la vida monástica y convirtiéndose en servidora de Dios. Fue la protagonista de uno de los episodios más horribles de la historia: El exorcismo de Tanacu.

A los pocos días de su llegada comenzó con un estado de depresión notable, refiriendo que oía voces que le decían que era una pecadora.

Por esta razón fue internada en el Hospital Psiquiátrico de Tanacu diagnosticándose Esquizofrenia y tratada como tal por el Dr. Gheorghe Silvestrovici. Luego de varios días de tratamiento fue dada de alta, el 20 de abril del 2005.

A los 10 días sufrió una nueva recaída y ante la persistencia de los síntomas, el párroco del monasterio, llamado Daniel Corogeanu tomó la decisión de no enviarla nuevamente al hospital, contrario a lo indicado al alta hospitalaria. En cambio, ordenó la realización de un acto extremo: un exorcismo.

Esto es una práctica religiosa dirigida contra fuerzas del mal con el objetivo de sacar criaturas demoníacas del interior de un cuerpo que se encuentra poseído por estas y a quien controlan.

El exorcismo de Tanacu.

Este ritual se llevó a cabo por el párroco Daniel y cuatro monjas, convencidos de que Irina estaba poseída y que ningún tratamiento médico le devolvería su salud.

Durante este proceder estuvo amarrada con cadenas a una cruz de madera, amordazada con una toalla y privada de alimentos. Además de ser golpeada vilmente por parte del párroco.

Finalmente, Irina fue sometida a maltratos y torturas inhumanas durante 6 días que le provocaron la muerte.

¿Qué parte de la medicina no comprendió el párroco Daniel Corogeanu?

La Esquizofrenia proveniente del griego “esquizo” rota y “frenia” mente, es una enfermedad grave e invalidante. Estas personas perciben la realidad de forma “diferente” alterándose la esfera cognitiva (capacidad para aprender), afectiva y la voluntad. Por tanto, afecta la capacidad del enfermo para pensar, sentir y comportarse de manera coherente.

Se caracteriza por una disgregación del pensamiento con desorganización en la forma de hablar o de comportarse. Puede aparecer además dificultad en la concentración y la memoria.

Es común que la persona enferma presente alucinaciones visuales o auditivas que constantemente lo induzcan a realizar una acción.

¿Por qué se produce la Esquizofrenia?

Sus causas aún se investigan, existen teorías que incluyen causa genética, infecciones virales, alteraciones en los neurotransmisores serotonina y dopamina, así como del sistema inmune.

Se agudiza con el estrés ambiental y determinadas condiciones psicosociales. Presenta un pico de aparición en el caso de la Esquizofrenia Paranoide (la más frecuente) entre los 20-32 años. Actualmente el 1% de las personas a nivel mundial padecen esta enfermedad.

En el caso de Irina Cornici, tenía 23 años de edad cuando le diagnosticaron la enfermedad. Como antecedentes psicosociales tuvo la separación de los padres cuando era niña, el fallecimiento de la madre siendo muy pequeña y el suicidio del padre poco tiempo después. Por todo esto fue destinada a un orfanato a la edad de 8 años.

¿Cuáles son los síntomas fundamentales de la Esquizofrenia?

  • Delirios: el paciente está convencido de cosas que no suceden.
  • Alucinaciones: el enfermo percibe cosas inexistentes como voces o imágenes.
  • Trastornos del pensamiento: el lenguaje y su fluidez se alteran llegando a ser incomprensibles.
  • Aislamiento: Se encierran en ellos mismos y en su mundo interior.
  • Deterioro de las emociones: pueden ir disminuyendo hasta llegar a la ausencia total.

¿Cómo se diagnostica?

No existen pruebas específicas para su diagnóstico. A través del interrogatorio, observación de signos y síntomas, así como la recopilación de material de toda fuente posible como amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

Mediante el uso de cuestionarios y escalas se pueden medir la intensidad de los síntomas y chequear su evolución, así como determinar el mejor tratamiento para el momento por el que está atravesando el paciente.

¿Cuál es el tratamiento?

En la actualidad el tratamiento descansa en el uso de medicamentos que pertenecen al grupo de los neurolépticos los cuales tratan de corregir el desequilibrio de los neurotransmisores, aquí tenemos:

  • Clásicos (Clorpromazina, Haloperidol y Tioridazina).
  • Atípicos (Clozapina, Risperidona, Olanzapina, Ziprasidona o Quetiapina). Producen menos efectos secundarios.

El juicio del párroco Daniel Corogeanu duró 6 meses, siendo condenado finalmente a cadena perpetua. Este acontecimiento removió los cimientos de la iglesia ortodoxa y dejó profundas marcas en la sociedad rumana. Otra historia de horror basada en la superstición donde se renegó de la ciencia y pagó una joven vida.

Daniel Corogeanu: los medicamentos no pueden matar al diaablo.
Daniel Corogeanu: los medicamentos no matan al Diablo.

Síguenos en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro