18/06/2024

Caminar descalzo por voluntad propia no es una invención moderna. Algunas culturas antiguas consideraban que así se establecía una conexión directa con la tierra.

Sin embargo, la invención del calzado priorizó la protección y el estatus sobre la naturalidad.

En las sociedades modernas, es un elemento esencial de vestimenta, tanto por razones de higiene como de posición social.

Las investigaciones científicas revelan que quizá sí: hacerlo favorecería la conexión con la naturaleza y, desde un punto de vista emocional, con nosotros mismos.

caminar descalzo aumenta la dispersión de la parte anterior del pie (el antepié); es decir, los dedos se pueden expandir y ocupar su sitio natural, mejorando la estabilidad corporal.

La extremidad inferior necesita espacio para adaptarse al terreno y maximizar el agarre y la estabilidad, mientras que el calzado contemporáneo basa dicho agarre en las suelas, lo que limita esa adaptación.

También se ha demostrado que prescindir del calzado permite repartir mejor las presiones sobre el pie.

Obviamente, hay un problema: a nadie le es ajeno que tocar el suelo directamente con nuestras plantas desprotegidas conlleva riesgos en determinadas superficies o terrenos.

Una de las alternativas, y que se encuentra en pleno auge, es el calzado minimalista. Se caracteriza por un diseño simple y ligero que imita la sensación y la biomecánica de caminar descalzo, sin renunciar a la protección contra los elementos y superficies duras.

Entre estas características destacan su suela delgada y flexible –sin drop o elevación del talón–, un peso ligero y una amplia caja para los dedos, con más anchura por la parte de delante.

Por el contrario, el calzado convencional presenta una horma estrecha que impide la correcta posición del antepié, con un exceso de sujeción en el retropié (la parte posterior). Y además sobre eleva el talón, acortando el tendón de Aquiles.

Las alternativas minimalistas han demostrado sus beneficios en la estabilidad y la disminución del riesgo de caídas, así como en la prevención de ciertas dolencias como los juanetes, el neuroma de Morton o la fascitis plantar.

Esto genera mayor movilidad y estabilidad en sus piernas, lo que contribuye a una forma de correr más eficiente y a recibir un menor impacto en las articulaciones.

Por otra parte, se cree que el calzado convencional atrofia la musculatura del pie. Algunos estudios han demostrado que el uso de las opciones minimalistas no solo mejora la fuerza de la musculatura intrínseca de los pies de los corredores, sino que también aumenta significativamente su arco longitudinal y fuerza elástica.

Síguenos en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro