22/07/2024
Polifagia en la diabetes.

La Diabetes Mellitus es una condición crónica en la cual hay una insuficiente o nula producción de insulina, lo cual afecta de forma importante el metabolismo de los carbohidratos, los lípidos y las proteínas. Muchos son los síntomas que la acompañan y nos alertan de su descontrol. Uno muy importante es el aumento del apetito o polifagia en la diabetes.

La polifagia en la diabetes no es más que el aumento anormal del apetito en las personas con esta enfermedad que las mantiene comiendo constantemente. Puede ser un síntoma temprano de descontrol metabólico, sobre todo si se asocia a otros dos, formando la Triada Clásica o de las tres P:

  • Poliuria: aumento en la frecuencia y la cantidad de orina (mayor de 3 litros en 24 horas).
  • Polidipsia: resequedad bucal con sed frecuente y persistente.
  • Polifagia: Aumento significativo del apetito.

La polifagia en la diabetes es el resultado de varios factores.

La polifagia en la diabetes tiene como causa central el déficit de insulina presente en esta enfermedad. Al estar disminuida esta hormona, la glucosa no llega a su destino final, que es el interior de las células del organismo, para servir de material energético y cubrir las necesidades metabólicas.

En nuestro cerebro existe una estructura muy pequeña llamada hipotálamo. Esta tiene un peso que oscila entre 5-8 gramos, pero controla casi la totalidad de las funciones vegetativas de nuestro cuerpo, es decir, aquellas funciones que no dependen de nuestra voluntad como: la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, la sed, el sueño y lo que nos ocupa en este artículo, el hambre y la saciedad.

En el hipotálamo encontramos dos áreas llamadas centro del hambre y centro de la saciedad. Son las encargadas de regular estas sensaciones. La insulina es un potente estímulo para que se active el centro de la saciedad por lo que ante un déficit de esta hormona, predomina la sensación de hambre.

A nivel del intestino delgado se producen unas sustancias llamadas incretinas. Estas se liberan después que comemos y son responsables de más de la mitad de la insulina segregada por el páncreas en ese momento. En la medida que transcurre la diabetes, la cantidad y la función de estas incretinas se ven afectadas, por lo que disminuye la cantidad de insulina presente en la sangre.

  • Autocontrol: es la recomendación fundamental en estos casos pues el hambre excesiva o polifagia generalmente tiene como base un mal control metabólico. Trabaja con metas de control y si no logras cumplirlas acércate a un profesional de la salud para reajustar el tratamiento farmacológico.
  • Trabaja en tu peso corporal: el sobrepeso y la obesidad dificultan el control metabólico ya que producen resistencia a la acción de la insulina. En la medida que te acerques a tu peso ideal mejorará la sensibilidad a la insulina y disminuirá la polifagia.
  • Incrementa la actividad física: la actividad física por si sola mejora la sensibilidad de los tejidos a la acción de la insulina. A mediano plazo influye en la pérdida de peso reforzando este efecto.
  • Aliméntate inteligentemente: utiliza solo de 2 a 3 cucharadas de aceite al día, eso va en la elaboración de los alimentos por lo que freír, realizar salsas con grasas, adicionar aceites a las ensaladas, el consumo de comida chatarra o alimentos pre elaborados queda prohibido.

Utiliza en su lugar alimentos de bajo índice glucémico como vegetales, estos pueden llegar a conformar hasta la mitad del plato de comida.

Mantén horarios regulares de alimentación y evita las meriendas entre las comidas.

Cena antes de las 8 pm y si es posible da un breve paseo de solo 10 minutos después de esta.

Cuida las porciones, recuerda que la calidad y la cantidad van de la mano.

Disminuye los carbohidratos en la dieta. ¡Aprende a contar carbohidratos!

A modo de resumen podemos decir que la Diabetes Mellitus es una enfermedad donde la secreción de insulina se ve gravemente comprometida. Esto trae como consecuencia alteraciones metabólicas diversas que influyen de manera importante en la sensación de hambre o polifagia y esta última actúa profundizando el descontrol metabólico. Se forma así un espiral de retroalimentación positiva de: Hambre – Obesidad – Descontrol metabólico – Hambre.

La única forma posible de romper con este espiral y disminuir la sensación de hambre es logrando un control metabólico estricto.  Para esto se impone mantenernos motivados y hacer algunos cambios en nuestro estilo de vida, así como un tratamiento farmacológico personalizado impuesto por un personal de salud calificado.

Recuerda que: Comer más no siempre es lo mejor.

Bibliografía:

1. Cortés C, Baez B, Zamora I, Bilbao T, Cebada J, Galicia S, et al. Regulación de la ingesta de alimento: una aproximación al sistema endocannabinoide. Acad Biomédica Digit. 2015;(1):1-10.

2. Prospéro-García O, Díaz MM, Capuleño IA, Morales MP, Juárez JL, Contreras AER, et al. Inteligencia para la alimentación, alimentación para la inteligencia. Salud Ment. 2013;36(2):101-7.

3. Perry B, Wang Y. Appetite regulation and weight control: the role of gut hormones. Nutr Diabetes. 2012;2(1):e26.

4. Uchoa ET, Aguilera G, Herman JP, Fielder JL. Deak T, Cordeiro de Sousa MB, et al. Novel aspects of hypothalamic-pituititary-adrenal axis regulation and glucocorticoid actions. J Neuroendocr. 2014;26(9):557-72.

Síguenos en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by WP-CopyRightPro